¡Hielos de melón para refrescar tu bebida!

Los días calurosos vienen con más fuerza que nunca. Lo bueno es que ideas para refrescarse hay muchas, y con gusto las iremos compartiendo contigo en Ser y Hacer. Un punto clave es mantener tu cuerpo bien hidratado tomando agua. Y qué mejor que hacer esto de la manera más linda y deliciosa posible. Si tienes niños, unas [paletas heladas de fruta: en link] serían ideales pero si buscas algo más sofisticado, hoy te vamos a compartir una manera súper fácil y práctica de conservar el agua fría en tus comidas y reuniones, al mismo tiempo en el que le das un toque de color veraniego y sabor natural que hará que esa jarra se termine en tiempo récord.

Para empezar, necesitarás melones de diferentes tipos. Los que puedes encontrar en el supermercado con mayor facilidad son el melón chino (el naranja) y el tuna o honeydew (verde). También puedes usar el galia (blanco) si lo consigues. Mezclar con sandía también funciona perfecto, pues ambos sabores se llevan bien y le darás más variedad de colores a tus vasos.

Antes de comenzar, asegúrate de conseguir un cortador de fruta en forma de bolita.

Ya que tengas la fruta, acomódate bien en tu cocina porque llegó la hora de hacerla pedacitos, literalmente. Lo primero que harás es partir cada uno de los melones por la mitad y quitarles todas las semillas. Luego, con la ayuda de tu nueva herramienta especial, cortarás la fruta en forma de bolitas. No te preocupes si no quedan perfectamente redondas, se van a aplanar un poco en el congelador.

Puedes guardar los pedazos sobrantes de fruta en un tupperware para acompañar tu desayuno al día siguiente, o para hacer un smoothie.

Ahora, consigue una charola o base plana que quepa en tu congelador y cúbrela con papel encerado. Acomoda las bolitas de fruta sobre la charola y procura que quede buen espacio entre cada una para evitar que se peguen entre sí. Mete la fruta al congelador durante algunas horas, cerciorándote de que las bolitas se congelen por completo antes de sacarlas.

Cuando estén listas, transfiérelas a una bolsita de plástico y guárdalas en el congelador hasta que decidas usarlas.

Ya viene la mejor parte: servir el elixir frutal. Coloca las bolitas en los vasos repartiendo bien los colores. Puedes usar cuantos vasos quieras, siempre y cuando hayas cortado fruta suficiente. Incluso puedes acomodar algunas dentro de la jarra que llevará la bebida que elijas.

Ya que tengas toda la fruta repartida entre los vasos que servirás, agrega la bebida que prefieras. Puedes usar agua natural o mineral y la fruta le dará unas suaves y dulces notas naturales. Si estás de fiesta, puedes servirlas con agua tónica y algún licor de tu elección (ginebra y vodka, por ejemplo).

Para cerrar con broche de oro, decora el vaso con un ramito de hojas de menta y una rodaja de limón. Además de hacer que tus vasos luzcan más coquetos y divertidos, el limón le dará un twist al sabor dulce de melón, y la menta agregará un buen toque de frescura a tu bebida.

Esperamos que tú, tu familia y tus amigos disfruten esta sencilla receta, y que logren olvidarse del calor por un buen rato.

¿Qué te pareció la idea? ¿Alguna otra fruta que se te ocurra agregar al mix? Compártenos lo que piensas en la sección de comentarios.

Lavatrastes Eficaz

Eficaz es el único lavatrastes que te invita a vivir tu #MomentoEficaz gracias a su

tecnología Acti-Sense que estimula tus sentidos a través de sus deliciosos aromas.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP