Cinco parejas nos hablan de amor

Son cinco historias de amor real, ese que tiene romance pero también platos sucios que nadie quiere lavar.

No hay una sola manera de describir el amor, pues a todos nos toca de una forma diferente. A veces se da con personas que jamás esperábamos y a veces con aquellas que nos flecharon desde el primer momento. Hay amores estrepitosos que ponen nuestro mundo de cabeza y otros serenos que lo acomodan todo en su lugar. Cada historia de amor es única, irrepetible y distinta a todas las demás. Y es que nuestras personalidades, expectativas, visión del mundo, experiencias y hasta el momento en el tiempo tienen un efecto en cómo vivimos el amor. Pero ahí está, expresándose de mil formas pero tan vigente como siempre.

La prueba son las cinco parejas que te quiero presentar, personas con distintas edades, backgrounds y estilos de vida que viven el amor con sus propias reglas. Se trata de parejas súper lindas que tengo la suerte de conocer y que, aunque cada una es muy particular, tienen en común una cosa: todas hasta el día de hoy han tomado la decisión de acompañarse en un camino que ojalá sea muy largo y feliz.

Te comparto estas entrevistas, son cinco historias de amor real, ese que tiene romance pero también platos sucios que nadie quiere lavar. Ojalá te inspiren tanto como a mí.

 

TANIA Y MAU

¿Quiénes son?
Mauricio, 29 años, arquitecto.
Tania, 23 años, diseñadora gráfica.

¿Cuánto tiempo llevan juntos?
Un año de conocernos y tres meses de novios.

¿Cómo se conocieron?
T: Fue en la fiesta de una amiga, por amigos en común, él era amigo de un amigo de mi amiga. Empezamos a hablar ahí y luego en Facebook y ya empezamos a salir juntos.
M: El Facebook, sí. Y pues saliendo, en lugarcitos como de jazz pues ya fue como nos conocimos, nos agradaron cosas en común y aquí seguimos.

¿Qué fue lo primero que te atrajo?
T: Que está bien guapo (risas).
M: Uy, a mí sus ojotes.

¿Cuál es su recuerdo favorito juntos?
M: Yo tengo varios, en la montaña…
T: Yo iba a decir en la Huasteca… o en El Salto.
M: Sí, en El Salto o en lugares en el exterior, cuando vamos a caminar.
T: La primera vez que fuimos a El Salto estuvo bien padre, porque estuvimos caminando un chorro y nos sentamos a ver el paisaje.

¿Qué es lo que más te gusta de tu pareja?
T: Me gusta mucho que es súper paciente conmigo, bastante, y es bien comprensivo.
M: Pues que es igual que yo, le digo: “Vamos a hacer esto” y dice: “Vamos”. Me gusta que tenemos mucho en común. Me gusta que ella es muy alegre, me gusta llenarme de ella y preguntarle cosas y escucharla. Conocer distintas cosas de ella, de los dos, adquirir…
T: Nuevos conocimientos (risas).

¿Qué hacen juntos?
T: Casi siempre vamos a caminar a Barrio o a la Huasteca, salimos con amigos, jugamos ajedrez.
M: Sí, a mí me gusta mucho jugar ajedrez entonces nos vamos o a casa de amigos, o al museo, y si no eso nos gusta estar de lugarcillo en lugarcillo y escucharnos.

¿Tradición favorita?
T: Miércoles de Maverick.
M: De jazz.

¿En qué son iguales?
T: Tenemos metas muy similares, queremos desarrollarnos en nuestro trabajo y crecer y así.
M: Nos apoyamos bastante en eso, en el crecimiento de los dos. Como que decimos: bueno, si mis metas son estas, ella como mujer cómo me puede ayudar y yo como hombre cómo puedo apoyarla.

¿En qué son diferentes?
M: Yo soy muy acelerado (risas).
T: Yo soy diferente. Para tomar una decisión le pienso mucho y veo muchas opciones y Mau ve dos opciones y en el momento dice: “ÉSTA” y ya.

¿Frase memorable de tu pareja?
T: “Adquirir nuevos conocimientos”.
M: “Ooorales”.

¿Tres palabras para describirla?
M: Alegre, preciosa y comprensiva.
T: Comprensivo, paciente y bohemio.

¿Qué piensas de tu pareja hoy comparado a lo que pensabas cuando la conociste?
M: Me ha sorprendido que de las cosas que yo le cuento sobre mí ella siempre tiene una manera muy bella de verlas. Es muy abierta a muchas situaciones, se adapta muy rápido a todo, y yo al principio como que pensé que se iba a asustar con cualquier cosita o no iba a querer, pero no; me dice: “No Mau, mira mejor ve esto”, y eso me ha ayudado a quererla más y esforzarme más por la relación.
T: Yo creí que Mauricio, como tiene sus principios muy definidos, iba a ser muy testarudo y cerrado a escuchar consejos o cosas, pero no, escucha un chorro y te sigue y entiende tu punto.

¿Lo más romántico que ha hecho por ti?
T: Una vez que le marqué y yo estaba histérica en mi crisis existencial y Mau se quedó platicando conmigo un chorro de tiempo y me tranquilizó bastante, como que ahí fue cuando dije: “WOW”.
M: Me regaló una súper cámara vintage para tomar fotos como viejas y a mí me gusta coleccionar y hacer collages con distintas fotos y ésta no la tenía. Ahí dije: “Órale, cómo se le ocurrió darme esto”, porque yo una vez le regalé una cosa súper fea (risas)…
T: No fea pero pues es algo que no uso…
M: Y me dijo: “Mau, es que necesitas leerme más” y era cierto. Ella me tenía súper identificado como persona y me sorprendió mucho.

¿Cómo manejan los conflictos?
M: Hablándolo. De que: “A ver, ¿qué está pasando?” Y sacarlo y escucharnos.
T: Yo creo que no dejamos pasar ni dos horas y tratamos de solucionarlo.

¿Consejos sobre qué buscar en la pareja?
M: Hay que disfrutarse y dejarse conocer.
T: No tienes que buscar alguien igual a ti pero sí es muy importante que las metas sean parecidas porque si no, no sabes a dónde la vas a tirar.
M: Y darle chance también, intentarlo, no cerrarse, darte tu tiempo con la persona.

 

 

 

CECI Y RENÉ

¿Quiénes son?
René, 34 años, publicista y escritor.
Cecilia, 29 años, diseñadora gráfica.

¿Cuánto tiempo llevan juntos?
Dos años y medio de novios, y cinco meses de casados.

¿Tienen hijos?
Waffle y Tina, dos perritos adoptados de la calle.

¿Cómo se conocieron?
C: Me contrató.
R: (Risas) Sí. En el trabajo. Comenzamos a trabajar juntos…
C: Nos volvimos compas y de ahí cada vez nos veíamos más y más, hasta que ya.

¿Qué fue lo primero que te dijo?
C: Le dije: “Por favor dame trabajo”. (Risas)
R: Lo primero que me dijo Ceci fue… creo que me dijo que había diseñado una caja de cereal con un unicornio.
C: No te lo dije pero te enseñé mi portafolio.
R: Es cierto, platicamos de su book de diseño gráfico. Me gustó.
C: A mi él me confundió un chorro porque llegué a una entrevista de trabajo y ahí estaba toda su oficina presente en la entrevista. Y luego, me echó mucha carrilla de mi portafolio y yo no entendía. Al final ya me contrató, pero como que yo al principio no entendía la cura que tenía.

¿Qué pensabas cuando conociste a tu pareja?
R: Me llamaba la atención que Ceci era de Baja California, porque yo le tengo mucho cariño a ese lugar. Me gustaba que como que sabías que había muchos layers debajo de ella.
C: Me acuerdo que yo pensé que ya lo había visto. Como que yo lo reconocía de algún lugar y le preguntaba a gente que si lo conocían porque se me hacía muy familiar. Luego como que nomás no le entendía porque era súper chistoso y súper buena onda y quería ser el mejor amigo de todo el mundo y eso me destanteaba mucho. Ya después lo entendí.

¿Qué fue lo primero que te atrajo?
C: No sé, la verdad. Porque como trabajábamos juntos era muy complicado decir: “Me gusta mi jefe”, entonces alguien decía: “Es que te gusta” y yo: “¡NOOOO!”. Realmente nunca noté un momento en especial, aunque mis amigas dicen que me gustaba desde el principio. Como al segundo día me dijeron: “¿Pero te llama la atención o qué?”, solo por como hablaba de él. Sonaba emocionada cuando les contaba de él.
R: Cuando empezamos a salir, me llamaba muchísimo la atención su gusto por las cosas más peculiares. Una bebida hecha a base de malta que nadie conoce y es deliciosa, una botana hecha de algas de mar con wasabi, comida japonesa rara, las bebidas que nadie pide en un bar, cosas así.

¿Cuándo supiste que era la indicada?
C: Yo tuve un momento cuando aún no éramos novios y me invitó a su casa. Era cuando yo estaba viviendo con mi hermano. Y vinimos, estábamos tomando vino y hablando de un libro, o algo así, y René y yo agarramos como ritmo y mi hermano solo nos veía. Y cuando nos fuimos, íbamos caminando y mi hermano me dice: “Tiene cara de cómo si fueran esposos de mucho tiempo”. Yo le dije que claro que no, pero se me quedó muy grabado y me di cuenta de que había una química que no era normal.
R: Éramos los mejores amigos y pasé por ella en la moto sin avisarle. Ella estaba dormida y no le importó salir de la casa en pijamas. Así se subió a la moto y fuimos a pasear. Desde ahí, todo ha crecido.

¿Cuál es su recuerdo favorito juntos?
R: Está muy cliché pero tengo que decir que la boda. Subestimaba mucho a las bodas, como que ninguno de los dos éramos creyentes de las bodas y me sorprendió. Para mí fue como la escena final de la película Big Fish donde cargan al papá y ve a toda la gente que conoce, yo me sentí así. Cuando bajamos iba caminando y sentía que toda la gente que conocí en mi vida ahí estaba.
C: Cuando recién comenzábamos a andar era complicado porque pues trabajábamos juntos, fue secreto como el primer mes y medio, y yo normalmente no llego temprano a la oficina pero las primeras semanas llegaba súper temprano a la oficina para tener dos minutitos juntos.

¿Qué es lo que más te gusta de tu pareja?
C: Me gusta que tiene una apertura con la gente que nunca había visto. Realmente llega con una persona y le interesa conocerla y ser su amigo. No lo entiendo, yo no soy así, pero cuando lo veo haciéndolo me gusta y me sorprende.
R: Su sentido del humor. Su gusto por encontrar cosas nuevas y diferentes siempre. Su entrega y pasión absoluta por las cosas que ama. El sonido que hace cuando se ataca de la risa. Me gusta que vive las cosas en las que cree. Que no se conforma con cosas fáciles. Sabe ver cosas en las personas y en mí mismo que nadie ve. Admiro que tiene un compás moral muy claro y es congruente con él.

¿Qué hacen juntos?
C: Comer. Todo el día.
R: Sí.

¿Tradición favorita?
R: Los domingos, aquí afuera.
C: Nos levantan los perros porque quieren salir, hacemos un cafecito y los sacamos al patio los dos en pantuflas mientras ellos corren y corren.

¿En qué son iguales?
R: Somos igual de desordenados.
C: Sí, iguales. También tenemos el mismo nivel de crítica y está padre porque, por ejemplo, en diseño, podemos decir: “Eso no está chido”, y lo hablamos y cada vez aprendemos más de nuestras discusiones.

¿Frase memorable de tu pareja?
C: “Escribí un libro de Querido Dinero” (risas).
R: “¿Qué crees que estén haciendo los perros?”

¿Tres palabras para describirla?
R: Inteligente, de convicciones fuertes, chistosa.
C: Brillante, chistoso y carismático

¿Lo más romántico que ha hecho por ti?
R: Me compró un instrumento musical que no sé tocar, pero que quería desde hace muchísimo tiempo, y se pone a escucharme hacer los sonidos más horribles con mucha paciencia, sin quejarse, y siempre me dice que voy mejorando poco a poco.
C: René siempre llega con flores o tiene algún detalle. Siempre me sorprende. El día más equis, ya hizo algo bonito.

¿Cómo manejan los conflictos?
C: Los dos somos enojones. Cuando nos enojamos casi siempre tiene qué haber un tiempo para enfriarmos después de discutir, para poder pensar. Lo piensas bien y dices: “Es que es una tontería”, y regresamos y hacemos las paces.
R: Ha sido un work in progress. No siempre ha sido igual. Al principio un problema podía escalar mucho más porque los dos tenemos maneras muy diferentes de lidiar con las cosas: yo si tengo un problema lo quiero platicar un chorro y Ceci al revés, quiere quedarse callada y no hablar de nada. Llegar a ese punto medio ha costado mucho, la neta, pero ahí vamos.

¿Qué piensas de tu pareja hoy comparado a lo que pensabas cuando la conociste?
R: Que es mucho más tierna de lo que pensaba. Marca distancia con la gente y luego te das cuenta de que es ultra tierna y dulce.
C: Si es una persona más compleja de lo que yo pensé. Tiene su carácter y descubres más cosas buenas y más detalles (risas).

¿Secreto para permanecer juntos?
C: Somos muy buenos amigos. Es mi mejor amigo. Nadie me hace reír tanto como él. Sin el sentido del humor que tenemos no estaríamos juntos.
R: También tiene que ver con que hemos desarrollado cierta tolerancia a la frustración, que es importante. Porque pues siempre va a haber.

¿Consejos sobre qué buscar en la pareja?
C: Que te caiga bien. Puedes andar con alguien que te guste o lo que sea pero no sabes si sí o si no pero a lo mejor es que ni te cae bien.
R: Yo no entendería porqué alguien no se casaría con su mejor amigo o amiga. Cásate con tu mejor amigo. Ya conoces no solo la parte padre que ponemos en frente cuando estamos saliendo con alguien, conoces también la basurita que hay ahí y eso está perfecto.

 

 

MIRTHA Y LEÓN

¿Quiénes son?
León, 42 años, ingeniero y profesor.
Mirtha, 37 años, editora y estilista.

¿Cuánto tiempo llevan juntos?
15 años de novios, 12 de casados.

¿Tienen hijos?
Valente (3 años) y Laia (1 año); Pere y Lula (perritos).

¿Cómo se conocieron?
M: Por una amiga.
L: Teníamos una amiga en común. Yo andaba quedando con ella (risas).

¿Cómo se dio?
L: Pues la conocí en esta casa, que era de los papás de Mirtha.
M: En esta misma habitación.
L: Sí, porque era el cumpleaños de Mirtha y yo venía con mi quedante de acompañante y me presentaron a la cumpleañera.

¿Qué pensabas cuando conociste a tu pareja?
L: Ah, pues que era súper fresilla.
M: (Risas) No conectamos, como que no me caía bien.

¿Qué fue lo primero que te atrajo?
L: Sus piernas. (Dirigiéndose a ella) En una boda en la que estábamos, ibas tú acompañando a mi quedante y en una de esas como que cambiamos parejas y yo bailé contigo y traías un vestido con una apertura como de Angelina Jolie y me sentí muy atraído.
M: Su inteligencia. Porque lo empecé a conocer y se me hizo súper inteligente. Pero cuando me di cuenta que me gustaba fue cuando lo vi vestido de esmoquin en su Mustang deportivo, cuando lo vi manejando y trajeado fue de que wooow.
L: ¿Y porqué andaba yo así?
M: Ibas a una boda con ella. Ella vino a mi casa a algo y aquí la recogiste.

¿Cuándo supiste que era la indicada?
L: Eso ya fue cuando empezamos a salir en forma. Pero antes, hicimos un viaje a París en que viajamos varios juntos y noté que, aunque yo salía con alguien más, con la que me la estaba pasando bien era con Mirtha. Mientras todos se iban a tomarse fotos con los monumentos en onda turista, Mirtha y yo estábamos súper atrás platicando, comparando discos, escuchando música juntos. En retrospectiva pienso que eso me hizo darme cuenta de las cosas.
M: Todavía no cumplíamos un año de novios y él se fue a estudiar a España, y estando él allá terminamos. Y yo pensé que ahí ya había terminado, pero vino de vacaciones y nos vimos y volvimos y ahí fue cuando lo supe.

¿Cuál es su recuerdo favorito juntos?
M: Yo creo que uno de los muchos fue la súper sorpresa cuando me pidió que me casara con él porque a mí no me pasaba por la mente que nos fuéramos a casar pronto ni que él estuviera pensando en eso. Cuando me lo pidió fue durante un aniversario de novios, durante la cena, estaba todo nervioso hasta que ya me lo preguntó y me tomó por súper sorpresa.
L: Yo cuando le entregué la churumbela (risas). Como que son momentos muy únicos, que no se van a repetir. Tenemos muchos momentos muy padres que a lo mejor son similares, pero esos momentos son muy especiales para nosotros. Cuando le entregué la churumbela significó mucho porque fue como un shit just got real! Darte cuenta de que ahí viene otra persona, fue un poco como cambiar de vida.

¿Qué es lo que más te gusta de tu pareja?
L: Es que me gusta todo. Pero creo que su corazón. Lo buena que es. Lo presente que está cuando está contigo. Y ahora que ya estamos viejos la dedicación que le da a los niños, es algo que no me esperaba. No me esperaba esa atención, esa presencia. Yo quisiera tener una fracción de la capacidad de atención y de estar presente que ella tiene.
M: Su perspectiva de las cosas. Hablar con León a mí me aclara demasiado porque él lo tiene todo muy claro. Eso para mi es impresionante. Es uno de sus súper poderes.

¿Qué hacen juntos?
M: ¿Antes o después de los niños? (Risas) Nos gusta estar juntos, salir al parque los cuatro y cuando se puede los seis, escuchar música. Nos gustaría más ver películas.
L: Viajar. Cuando hemos viajado juntos así todo el pack, lo hemos disfrutado muchísimo. Este fin de año estuvimos en San Miguel y estuvo muy padre, aunque de repente sea complicado.

¿Tradición favorita?
L: Me gusta mucho hacerles de desayunar los sábados. No siempre le atino, sobretodo con Mirtha, ella es súper exigente y por lo mismo de repente hago las mismas cosas para no fallarle. Por ejemplo, hoy no supe si te gustó lo que hice o no, yo creo que sí porque te lo comiste pero a lo mejor tenías mucha hambre (risas).
M: Normalmente en Valentines Day nos regalamos algo hecho por nosotros. León me hace una tarjeta, me escribe un poema, me hace un playlist, igual yo. Algo chiquito pero lindo. Es una de mis celebraciones favoritas. Los aniversarios también celebrarlos con algo chiquito, aunque sea una tontería. Este año pasado celebramos con una dona y una velita, porque fue lo que se pudo con todo el caos de niños y trabajo y cosas, pero tomarte un pequeño momento para celebrar nos parece importante.

¿En qué son iguales?
M: Nos gusta escuchar música, el cine, ir a la librería…
L: Nos gusta estar juntos. Noto que hay parejas a las que como que no les fascina estar juntos, no es una prioridad. Nosotros siempre preferimos estar juntos.

¿En que son diferentes?
L: Yo soy súper ordenado y Mirtha es súper desordenada. Cañón.
Mirtha: Estamos en los extremos.
L: Tú jamás vas a ver algo tirado mío en ninguna parte de la casa, ni en mis secciones y vas a encontrar cualquier cosa tirada de Mirtha.
M: Hasta en sus secciones (risas).

¿Frase memorable de tu pareja?
L: Algo súper Mirtha es el silencio. Yo vengo de una familia en la que todo el tiempo nos estamos gritando y arrebatándonos la palabra y desde que estoy con Mirtha e interactúo con su familia he aprendido lo que es el silencio porque para ellos es muy natural. Sentados en silencio, para mí no es normal. O sea, hay silencio y algo anda mal, va a pasar algo. Más que una frase, es preguntarle: “¿Qué te parece esto que acaba de ocurrir porque es evidente que tienes una opinión?”, y esperar. Ella lo puede pensar hasta la posteridad.
M: Él me dice “Mirris” y ya se contagió y ya todos me dicen así por su culpa y por la de su bolita de amigos que inventaron ese apodo. Hasta Valente me dice Mirris.
L: A mí también me dice Mirris, Valente (risas). O “enchárcate Mirris”, que es trademark de Taquitojocoque.

¿Tres palabras para describirla?
M: Guapo, inteligente e interesante.
L: Guapísima, perfeccionista y amorosa.

¿Lo más romántico que ha hecho por ti?
L: Es que cada cumpleaños para mí es una súper sorpresa. Siempre hay una cosa extraordinaria. Se me hace súper bonito las cosas que hace.
M: Un playlist que me hizo, me quemó el cd y a través de las canciones que eligió era toda una narrativa de lo que quería decirme. Recortó de una revista o de quiénsabe dónde un póster bien padre de una pareja y todavía lo conservo, es como un piece of art. Y otra cosa es que cada mañana despierto y tengo un mensaje romántico de él en Whatsapp.

¿Cómo manejan los conflictos?
M: Como yo odio la confrontación, cuando tenemos un conflicto termina la discusión o la dejo para que no llegue a más y me tomo mi tiempo para pensar y digerir y ya que pude analizar, calmadamente retomo la plática.
L: Yo por escrito. Creo que muchas veces nos comunicamos mejor por escrito en esas situaciones.

¿Secreto para permanecer juntos?
M: Verdaderamente querer estar con la otra persona. Eso vence todo.
L: Lo trabajas. No somos románticos en el sentido de pensar que esto nos tocó porque estaba en las estrellas, sino que esto es una decisión de continuar enamorados el resto de nuestras vidas y que vamos a hacer lo que sea para lograrlo. Vamos a seguir cediendo y empujando y hablando las diferencias y vamos a seguir siendo la prioridad a pesar de que estén estos dos monstruitos alrededor. Vamos a seguir echándole ganas. No es casual, es el resultado de trabajo.

¿Consejos sobre qué buscar en la pareja?
M: Que se fijen en que sea una persona que los complemente, los respete, los inspire y que juntos sean una fuerza más grande.
L: Que distingan el poder sentirse atraídos a cientos de personas pero que amar a alguien es una decisión y no es algo del destino, es algo que se trabaja.

 

 

NORMA Y MARIO

¿Quiénes son?
Norma, 64 años, ama de casa.
Mario, 73 años, biólogo.

¿Cuánto tiempo llevan juntos?
46 años y medio de novios, y 43 de casados.

¿Tienen hijos?
Cuatro: Norma (42), Mario (39), Chavito (37) y Nora (30).

¿Cómo se conocieron?
N: En la escuela (risas).
M: Yo era el profesor, ella era la alumna. Nos conocimos ahí y después de terminado el curso nos hicimos novios.
N: ¡Nunca fuimos novios en la escuela! Ya cuando se iba a hacer la maestría a México fue cuando se declaró de una manera muy singular. Me dio un poema. No me dijo nada pero lo leí y me di cuenta. Y yo tenía otros pretendientes pero dije: “Oye, este sí sabe redactar muy bien”. Con eso se ganó mi corazón.
M: Cuando nos hicimos novios yo ya estaba por irme a México a hacer una maestría. Teníamos un mes de novios. No había Internet. Larga distancia carísima. Hablábamos 15 minutos los domingos. La otra opción eran las cartas entonces escribíamos cartas y yo casi en cada una le hacía versos.
N: Todavía tenemos toda esa correspondencia tan bonita.

¿Qué fue lo primero que te dijo?
M: Yo creo que lo primero que yo le dije fue su nombre porque estaba pasando lista.
N: (Risas).

¿Qué pensabas cuando conociste a tu pareja?
M: Yo no pensaba nada. Era un grupo no muy numeroso en una escuela de señoritas que eran secretarias pero querían superarse. Entraban a las 6:30 pm cuando salían de sus trabajos y se iban ya noche. Solo era mi alumna.

¿Qué fue lo que te llamó la atención de tu pareja?
N: Yo creo que le llamaba la atención que yo llegaba bien tarde (risas). Porque yo venía saliendo del trabajo y me iba volando a estudiar computación y luego a la escuela.
M: Pues no sé, es difícil de explicar. Las otras muchachas como que sí se daban cuenta de algo pero yo no decía nada porque era la alumna.
N: Yo lo admiraba mucho pero no decía nada tampoco. Daba la clase muy padre, usaba las manos para explicar la energía atómica, que quién sabe qué, y yo me metía mucho. Era bien completa la clase, yo ponía mucha atención.
M: Tan bien ponías atención que en el primer examen sacaste 60.
N: Pero fue por el tipo de examen no porque fuera mala alumna, explícales. Le encanta contar eso. Pero de ahí fui de puro cien. Me hubieras dado puntos extras o algo.

¿Cuál es su recuerdo favorito juntos?
M: Es que hay muchos favoritos. Creo que cuando la vi por primera vez estaba en otro semestre yo todavía no le daba clases. Ella estaba sentada y yo la vi y pensé: “Esta muchacha me gusta, me gustaría casarme con ella”. Y sucedió que me tocó en el siguiente grupo.
N: Me acuerdo que una vez una compañera estaba tremenda y dijo: “Ahorita van a ver que voy a poner nervioso al maestro que toque”, porque ella se ponía la falda bien cortita y se sentaba hasta adelante para que la vieran. Muy buenas piernas que tenía la Maricela. Y resulta que le toca el turno al profesor Mario y él dando la clase y tuvo que ver las piernas y no se puso nervioso, solo dijo: “Maricela o te bajas la falda o te vas para atrás”. La puso en su lugar. Y dije: “Mira, este maestro me gusta”.

¿Qué es lo que más te gusta de tu pareja?
M: Todo. Que siempre es muy cariñosa y amable. Me hace pays de manzana muy sabrosos.
N: Yo siempre lo he admirado bastante y no creo que en todo este tiempo haya bajado mi admiración por él. Tiene muchas cosas de alabar pero lo mejor es su trato. El que es caballero es caballero en todas partes.

¿Qué hacen juntos?
N: Escuchamos música.
M: Cuando estábamos jóvenes salíamos al campo. Nunca íbamos al cine ni nada de eso, nos gustaba caminar en el campo. Ahora nos vamos a un ranchito que tenemos y ahí disfrutamos.

¿En qué son diferentes?
N: Yo pienso que Mario más bien era como muy tímido. Yo ya le quité la timidez. Él es más idealista y yo soy más práctica, pero es bueno porque yo piso la tierra y él se eleva.
M: Ella y yo no somos muy iguales. Pero a pesar de eso nos llevamos muy bien.
N: Creo que mi marido es todo sentimiento y yo soy más movida.
M: Ella es más dura que yo, yo creo. Nos complementamos muy bien. Hay que ser diferentes pero complementarte en el amor…
N: No en la imposición.

¿Frase memorable de tu pareja?
N: Hay una frase que tenemos: Semper fidelis. Está en latín.
M: Siempre fieles. Esa frase la hicimos nuestra cuando éramos novios.
N: Era difícil decir que íbamos a mantener una relación a tanta distancia…
M: Y no sabíamos en realidad cuánto me iba a tardar yo allá. Al final de cuentas me tomé 3 años y medio, más o menos.
N: Pero jamás cortamos. Esperaba sus cartas con un ansia.
M: Algunos nos decían que no íbamos a durar, porque era estar mucho tiempo separados. Y nada.

¿Cuál ha sido la situación más difícil por la que han pasado?
N: No fue por nosotros, fue por causa del gobierno. Estás pagando casa, los niños en el colegio y de pronto López Portillo te cambia lo que tienes en el banco en dólares en un peso. Y cada que vas al súper cuestan más las cosas, tenías que ver la manera de sobrellevar el hogar administrando todo. Muy difícil. Pero hasta nos reíamos de la situación.
M: La inflación estaba muy fuerte. Nos tocaron varias crisis. Ibas al súper y un día después volvías para comprar otra cosa y el precio estaba aún más caro. Terminabas sacando muchas cosas del carrito.

¿Cómo manejan los conflictos?
N: Mario no me deja enojarme. Yo me enojo y él pone música. Ya entendí porqué, él me lo dijo: “La música doma a las fieras”.

¿Tres palabras para describirla?
N: Amoroso, paciente, hombre de fé.
M: Un gran amor. Son tres palabras.

¿Secreto para permanecer juntos?
M: Respeto. Que haya respeto porque eso te va a evitar muchos problemas. Comprensión. Tratar de entender a la otra persona. Y lo fundamental es el amor. Si tú amas a una persona le aguantas todo.
N: Trata a esa persona como te gustaría que te traten a ti.

¿Consejos sobre qué buscar en la pareja?
M: Que te hagas la pregunta: “¿Por qué quiero casarme con ella?” La respuesta debe ser: “Porque quiero que sea feliz”. Tú vas a vivir para ella y si ella hace lo mismo, se arregló el asunto.
N: Cada uno ve por el bien del otro.

 

 

LENA Y BETO

¿Quiénes son?
María Magdalena (Lena), 86 años, ama de casa.
Edilberto (Beto), 88 años, trabajador retirado.
Y también son mis abuelitos. 🙂

¿Cuánto tiempo llevan juntos?
64 años de casados, más ocho meses de novios.

¿Tienen hijos?
12, el más grande tiene 63 años.

¿Cómo se conocieron?
L: Yo era maestra rural, trabajaba en el municipio de Miquihuana, Tamaulipas.
B: Una mujer bajada del cielo.
L: Espérate, viejo. Ahí trabajé dos años y ahí conocí a Beto.

¿Qué pensabas cuando conociste a tu pareja?
L: Que era el más rico del pueblo (risas).
B: La primera vez que la vi, la vi por la espalda, no la pude ver de frente. Pasé por la escuela y cuando yo pasé ella se volteó. Pero me daba curiosidad verla. Había un señor viejito que vivía en la Sierra, muy buena gente el señor, que iba a mi changarro a comprar y entre tanta plática se le sale y dice: “Tenemos una maestra pero bien buena como ninguna, los muchachos le han aprendido mucho. No queremos que se vaya, qué mejor que se case con usted.” ¡Yo ni la conocía (risas)!

¿Cómo inició la relación?
L: Yo al principio pues ni lo conocía. Pero le vendí unos boletos para un evento de la escuela. Me compró dos. Y de ahí nos fuimos conociendo más y me cayó bien. Beto hacía bailes.
B: Yo pagaba la música y todo nomás para que fuera ella.
L: Mis papás no querían que saliera pero yo una vez fui y Beto me sacó a bailar, yo ni sabía bailar. Beto bailaba muy bien.
B: Y tiempo después, saliendo de una de esas fiestas yo vi pasar a la maestra con una compañera.
L: Estábamos invitando para un baile que iba a haber en la escuela.
B: Yo traía un camión con mi chofer y en eso pensé: “Me la voy a llevar”. Fue una cosa inesperada, se me ocurrió en ese momento.
L: Y que me suben. “¡Se robaron a la maestra!” Y nos siguió la policía y todo el pueblo se enteró, metieron a Beto a la cárcel y después pues ya decidimos casarnos.

¿Cuál es su recuerdo favorito juntos?
L: Mi vida fue muy difícil pero yo creo que cuando nacieron mis hijos. Ahorita ya tenemos como 27 bisnietos. Cada que nace uno nos da mucho gusto. En las Navidades aquí se llena de gente.
B: Cuando nos sacamos la lotería, en el año 63 o 64, ya ni me acuerdo. Fue con un cachito. Batallamos mucho cuando llegamos a Monterrey pero con ese dinero ya pudimos hacer nuestra casita.

¿Qué es lo que más te gusta de tu pareja?
L: Me gusta así como es. Nombre, antes era bien celoso, ahorita ya es un viejito muy bueno conmigo, muy amable. Se ha suavizado con la edad.
B: Todo me gusta de Lena. Pero lo que más me gusta es que es muy trabajadora, mucho muy.

¿Qué hacen juntos?
L: Vemos televisión (risas). A veces recito mis Salmos. Recibo a mis nietecitos que vienen de visita a veces. Antes teníamos pajaritos y cotorritos y los cuidábamos, pero un día me cansé y les abrí la jaula.

¿Tradición favorita?
L: Ver a todos mis hijos juntos en Navidad.

¿En qué son iguales?
B: En que un día nos vamos a morir (risas).
L: (Risas).

¿En qué son diferentes?
B: Una nieta lo dijo muy bien, dijo: “Oye, abuelita, ¿porqué siempre andas tan seria? ¿Estás enojada? En cambio mi abuelito siempre anda cante y cante”.
L: Así soy yo (risas).

¿Frase memorable de tu pareja?
L: Beto dice muchas cosas, se la vive relajeando. Ahora trae la moda de decirme “Doña Leñita”.
B: Ella a mi me dice: “Mi viejito”.

¿Tres palabras que la describan?
L: Celoso, cariñoso, amable.
B: Guapa, trabajadora, sensata.

¿Qué piensas de tu pareja hoy comparado a lo que pensabas cuando la conociste?
L: Ha cambiado mucho mi viejito. Es más bueno y más amable, se le ha bajado lo celoso. Así me gusta. Es que ya está viejo.
B: Yo no he cambiado nada, Lena.

¿Cómo manejan los conflictos?
L: Nombre, ya ni nos peleamos, ya estamos cansados, pero si llega a haber algo mejor nos separamos, lo dejo ahí hablando solo en el cuarto.

¿Secreto para permanecer juntos?
L: Siempre pensar en nuestros hijos. Yo quiero mucho a mis hijos, son muy buenos, sí tienen sus defectos pero yo los quiero mucho. Todos tienen su carrera y su oficio. Con sacrificios y con todo pero salieron adelante. Eso nos tranquiliza y con eso estamos bien.
B: Estamos contentos con ellos.

¿Consejos sobre qué buscar en la pareja?
L: Que busquen un buen amor, que se tengan mucha confianza, es lo más importante.
B: A veces uno piensa que el amor es de una manera y es de otra, pero uno necesita ir conociendo bien a su pareja, tener buena comunicación. Que busquen a alguien que los quiera bien, que los cuide.
L: Alguien que los trate bien.

Lavatrastes Eficaz

Eficaz es el único lavatrastes que te invita a vivir tu #MomentoEficaz gracias a su

tecnología Acti-Sense que estimula tus sentidos a través de sus deliciosos aromas.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP