Historias de éxito: Ana Lucía Cepeda y Bolsa Rosa

Siempre es bueno conocer historias reales en las que una persona se propone hacer algo significativo y lo logra; es natural que provoque un sentimiento positivo en quien la escuche o la lea e incluso en algunas ocasiones, que detone una reacción. Hoy queremos compartir el caso de Ana Lucía Cepeda, fundadora de Bolsa Rosa: una plataforma con el objetivo de crear un vínculo entre el talento femenino y las empresas, bajo un esquema flexible que favorezca a la mujer y a la vez eficientice su trabajo para la compañía. Ana Lucía es un claro de ejemplo de cómo es posible materializar los sueños, siempre y cuando se busquen con mucho trabajo, disciplina y dedicación.

Bolsa Rosa es la primera y única bolsa de trabajo en México dirigida al talento femenino, especialmente a madres profesionistas. Cuando se ofrecen esquemas y horarios de trabajo flexibles, es posible para estas mujeres conciliar la vida profesional con la personal. Esta fue una idea que Ana Lucía concretó en Junio del 2014, cuando lanzaron la plataforma virtual que funciona actualmente como la bolsa de trabajo, “desde ahí han surgido más servicios como headhunter virtual, talleres, consultoría, entre otros”, comparte.

Algo que ha sido gran motor para ella es el ejemplo de su mamá, quien hasta la fecha sigue trabajando bajo un modelo de trabajo flexible. Ana Lucía es la segunda de tres hermanas, y tuvo la fortuna de crecer con una madre quien las atendió con todo su amor, a la vez que desarrollaba su vida como profesionista. Para ella era normal considerar que una mamá pudiera trabajar, pero a medida que se fue acercando a la vida laboral se dio cuenta de que este era un nicho de oportunidad que estaba desatendido. “Al hacer mis prácticas profesionales dentro de un corporativo noté que la realidad laboral para las mujeres, especialmente madres, es muy retadora, y que muchas veces la opción más viable que tienen es dejar de trabajar por la falta de apoyo de los centros de trabajo en cuanto a horarios flexibles”, comenta. Fue entonces cuando, después de graduarse de carrera, empezó a investigar sobre el tema, “me di cuenta de la problemática social que representa la falta de apoyo para las mujeres que trabajan como sociedad y comencé a desarrollar la idea del proyecto”.   

Actualmente, esta plataforma ofrece un vínculo entre empresas y mujeres de todo México. “Tenemos mayor presencia en Monterrey, seguida de la ciudad de México y Guadalajara, pero realmente al ser todo virtual no tenemos una barrera de estados”, dice. Cualquier empresa puede registrarse y postular su vacante desde cualquier lugar de la república. De la misma manera, las candidatas pueden registrarse y postularse a las vacantes de su ciudad. Y para esta decidida mujer el siguiente paso es expandirse, “la meta del 2018 es abrir en otros países de América Latina”.

Para Ana Lucía, Bolsa Rosa es un proyecto que incluso, se ha convertido en un estilo de vida. “Amo mi trabajo, es mi pasión. El emprender, tener un negocio y trabajar por cambiar esta cultura laboral en el país se volvió parte de una misión de vida.” Su equipo de trabajo es un vivo ejemplo de este nuevo esquema, todos trabajan a distancia y comparten un espacio de oficina en un centro de coworking. Desde un principio, esto les ha ayudado a mantener los costos fijos muy bajos.

Otro objetivo clave para ella es aumentar la participación de las mujeres en puestos directivos. “Es necesario cambiar y flexibilizar los esquemas laborales en las empresas para retener el talento femenino y empujarlo a la Alta Dirección, permitiendo que las mujeres podamos seguir trabajando después de tener a una familia, hacer una carrera profesional y tener el tiempo para atender y estar con nuestros seres queridos”, comenta. La espina dorsal de Bolsa Rosa es el afán de romper paradigmas, cambiar la cultura empresarial y abrir las posibilidades para un mercado de flexibilidad laboral que ayude a las mujeres a desarrollarse sin descuidar a la familia en caso de querer formar una.

“El reto principal es creer en ti, creer en tu objetivo y trabajar todos los días sin ver resultados palpables al principio. El no perder la motivación es un reto que debes superar para mantener la automotivación constante y no perder de vista tu sueño. Al inicio, el ser emprendedor es una carrera muy solitaria y muchas veces podrás creerte “loca” por querer hacer lo que estás haciendo, pero si tu pasión es mucho mayor, el miedo se supera, y el trabajo empieza a rendir sus frutos. La persistencia es lo más importante para poder lograr tus objetivos.”

Más allá de hacer una bolsa de trabajo, para Ana Lucía el objetivo más alto es crear un cambio real en la cultura laboral de México y América Latina.

Así que a todas aquellas mujeres soñadoras que busquen hacer un cambio positivo en la sociedad, o realizar un proyecto personal, todo se empieza con un primer paso: creer que es posible lograrlo. En palabras de Analú, especialmente para nuestras lectoras, “Realmente nada es imposible; si quieres lograr algo, con mucha pasión, compromiso, disciplina y especialmente persistencia podrás obtenerlo”.

Esperamos que esta historia haya sido de inspiración para ti. No dudes en compartirnos tu opinión en la sección de comentarios.

  1. Ana Lucía Cepeda nació en Monterrey. Estudió Psicología Organizacional en el Tec de Monterrey y cuenta con la Maestría en Innovación de Negocios por parte del CEDIM. Ha sido reconocida y premiada por la creación de Bolsa Rosa.

Cloralex

Cloralex es una marca mexicana que desde hace más de 60 años ofrece soluciones

eficientes e innovadoras de limpieza y desinfección en todo tu hogar.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP