10 básicos para recibir a tu bebé

“No hay manera de ser una madre perfecta, hay un millón de maneras de ser una buena madre”

Jill Churchill

Ya terminaste de leer desde “La vida secreta del niño que va a nacer” hasta “Qué esperar cuando estás esperando”, llevas meses cuidando qué comer y qué no comer, y tomando vitaminas y suplementos para asegurarte de que tu bebé se desarrolle de la mejor manera posible.  De pronto te encuentras en el tercer trimestre y se te viene el tiempo encima. Entonces te haces la pregunta que sin duda ya te has hecho antes pero que ahora lleva un relojito incluido: ¿Qué debo tener listo para cuando mi bebé nazca?

Y es que las opciones son ilimitadas: las tiendas departamentales te ofrecen mil novedades, tu mejor amiga te recomienda esta sillita, pero tu cuñada te recomienda la otra, las revistas te aseguran que si no tienes este juguete estás fuera de la jugada (pero por supuesto que el próximo mes te dicen otra cosa). Entre tanta variedad y tantos productos la lista se hace infinita. Pero ¡tranquila! No tienes que llenar cada rincón de tu casa de productos infantiles ni gastar millones para estar preparada. Hoy te compartimos la lista de los 10 aspectos básicos para asegurarte de que ni a ti ni a tu bebé les falte nada.

ropita

Ropita cómoda > coqueta: Piensa en practicidad y confort, ropa suave en la que tu bebé se sienta cómodo, que sea fácil de maniobrar al momento de cambiar pañales (aléjate de cualquier cosa con millones de botones) y duradera para que resista una gran variedad de lavadas. Los recién nacidos crecen exageradamente rápido: es buena idea tener hasta tres tallas listas por si no tienes tiempo de salir de shopping en esos primeros y atareados meses.

panales

Pañales, pañales y más pañales: Ya sea que decidas usar de tela o desechables, considera que en su primera etapa un bebé utiliza de diez a doce pañales al día. Así como lo lees. Por lo tanto, también calcula la cantidad de toallitas húmedas que necesitarás. Planea en dónde ocurrirá la acción: más que una mesa de cambio, lleva en tu bolsa o pañalera un cambiador portátil de tela o plástico para cambiar a tu pequeño en cualquier superficie plana en un dos por tres.

carreola

Transporte todo terreno: Busca la carriola que se adapte mejor a tus necesidades. Piensa en que debe funcionar en distintos terrenos (desde parques hasta centros comerciales), así como que debe ser ligera, y fácil de abrir y cerrar. Tener listo el asiento del auto es de suma importancia, pues lo usas desde que sales del hospital. No olvides que existen maravillosas opciones en las que la carriola se transforma en asiento del carro y hasta en porta bebé.

cremas

Lactancia sin accidentes: Cuando amamantas, es normal que liberes un poco de leche durante el día, por lo que utilizar almohadillas de pecho puede ayudarte a salvar tus blusas de goteos inesperados. También, es probable que tus pezones se vuelvan sumamente sensibles, pero existen productos especiales para aminorar las molestias, desde cremas hasta paquetitos de gel caliente/frío que van dentro del mismo brasier. Y cada que tengas que hacer a tu pequeño eructar, utiliza un trapito/toallita para bebé en tu hombro. Tus prendas te lo agradecerán.

comida

Hora de comer: Antes de lo que esperas tu bebé estará listo para los alimentos sólidos, así que será importante tener un lugar especial para sentarlo, ya sea una periquera, o una silla para bebés que se adapte a una silla convencional o a una mesa. Junto con esto vienen los platos y cubiertos, siendo los de madera y plástico los más convenientes para las sensibles encías de tu pequeño. Y aquí entran los maravillosos baberos, que te evitarán ALGO de manchas en la ropita de tu bebé.

biberon

El equipo de biberones: Está bien tener de entre 6 a 12 biberones; los recién nacidos empiezan con los de 4 onzas, pero puedes comprar de una vez algunos de 8 para cuando necesite tomar más. Comprar un cepillo especial para limpiar los biberones, ya que es difícil lavarlos bien con una esponja convencional.

chupon

Entretenimiento y más: Cuando necesites calmar a tu bebé fuera de horario de comida o de dormir, un chupón puede ser de gran ayuda. Esto varía de bebé a bebé, ya probarás si el tuyo le encuentra el gusto o no. En cuanto a juguetes, considera que todo lo que le des probablemente irá directo a su boca, así qué búscale un par de opciones que llamen su curiosidad, que no lo lastimen y que no sean tóxicas.

cuna

Cuna y a dormir: Probablemente los primeros meses practiques colecho (que tu pequeño duerma contigo) o puedas acomodar a tu bebé en un moisés, pero eventualmente vas a necesitar moverlo a una cuna. Junto con esto, contempla unos tres juegos de sábanas, y un protector resistente al agua para que el colchón salga victorioso en caso de accidentes.

celular

Máxima seguridad: Los bebés son grandes exploradores, por lo que es importante que hagas de tu hogar un terreno seguro para su curiosidad. Si tu casa es de dos plantas, compra rejillas de seguridad para las escaleras. Los enchufes expuestos son blanco fácil para sus deditos, ¡tápalos! Puedes asegurar también las tapas de los excusados y hasta las cajoneras que tengas a altura de tu pequeño/a. Un monitor es útil si quieres estar al pendiente de tu bebé en distintas habitaciones.

juguetes

Extras básicos del aseo: Una bañera de plástico, champú, jabón, detergente y suavizante hipo alergénico, cortaúñas, cepillo de cerdas suaves y termómetro no pueden faltar para que tu bebé este siempre limpio, sano y presentable.

Ensueño

Porque nos inspiras tú, Ensueño es el primer suavizante en México con fórmula libre de

ingredientes de origen animal, ahora con aromas más intensos.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP