Deja que tu niño juegue con muñecas

Mi hijo Franco, como cualquier otro pequeño de su edad, ha crecido entre piezas LEGO, juguetes de Star Wars, carritos de carreras y libros de dinosaurios; pero también ha estado rodeado de peluches adorables, caballitos Mi Pequeño Pony (heredados de la mamá) y la voz entusiasta de Dora La Exploradora.

Claro que ver a un niño jugando con muñecas y peluches cute hace que se puedan levantar comentarios como: “¡Cuidado! No dejes que juegue con eso, es de niñas”. Ver a un pequeño hablándole dulcemente a un bebé de juguete en brazos realmente preocupa a más de una amistad o miembro de la familia.

Así que hoy te quiero hablar sobre un tema que me parece muy relevante, sobre todo para los papás que tenemos niños pequeños. Esto es: ¿qué pasa si tu hijo juega con muñecas?

Desde hace décadas ha habido una marcada diferencia entre los juguetes que son para niño y los que son para niña. Todos los reconocemos: los de la primera categoría suelen ser mucho más masculinos, donde los colores rojo, azul y negro sobresalen, así como los vehículos de velocidad y figuras de acción. De hecho, gran parte de los juguetes creados para los niños promueven la competencia y la agresión (casi siempre con un buen fin como ser héroes y salvar el mundo). Los juguetes para niñas, en cambio, utilizan una paleta de colores mucho más suave, con tonos rosas, morados y pasteles, y se enfocan en la crianza, el cuidado y la construcción de relaciones, usando para esto casitas, animales tiernos y muñecas bebés.

¿Por qué estas diferencias? Hace 50 años era raro encontrar un hombre que supiera cambiar pañales, y típicamente eran las mujeres las que fungían como madres abnegadas y amas de casa a la vez. Por eso desde pequeñas, las niñas ensayaban lo que sería su vida adulta, atendiendo a bebés de plástico. Pero la cosa ya es diferente. Hoy los papás son parte integral del cuidado de sus hijos, y no es raro encontrarte a alguno de ellos dándole el biberón, paseándolo en la carriola o llevándolo a la piñata, mientras la mamá trabaja, se ocupa en otra cosa o los acompaña. Los papás hoy comparten la responsabilidad de la crianza con sus parejas, disfrutando también de lo que significa cuidar del hogar y pasar tiempo con sus pequeños.

Por lo mismo, no debería abrumarnos el ver a un niño cargar a una muñeca, agarrar una escoba de juguete o leer un libro “para niñas” (el favorito de Franco es Las Arrugas de la Abuela; otros por acá). Tal como las niñas, ellos también deberían poder practicar lo que es cuidar del hogar, preocuparse por los demás y amar a un ser vulnerable desde pequeños.

En este plano las niñas nos llevan la delantera. Hoy en día ya es mucho más aceptado que las pequeñas jueguen con sets armables y se inscriban en clases de Taekwondo. De hecho, gracias al pensamiento feminista que se ha logrado posicionar cada vez más, hoy el que las niñas jueguen futbol y las mujeres ocupen puestos que antes ocupaban hombres es cuestión de orgullo. Pareciera mucho más controversial el que los niños se involucren en intereses de niñas (muñecas, estilismo, cuidado del hogar). Y es que lo masculino sigue viéndose como la opción fuerte y lo femenino como la débil. Y, por desgracia, a muchos pequeños a los que les gustan las cosas femeninas se les hace sentir mal, fortaleciendo el rechazo a estas actividades.

Pero nosotros sabemos que no es así. Por eso, sinceramente creo que hay que dejar que nuestros niños jueguen con muñecas. Y con carritos también. Como papás, busquemos darle a nuestros pequeños juguetes y estímulos que ellos disfruten y que les permitan balancear sus rasgos de carácter, dándoles oportunidad de desarrollar su sentido de competencia sin quitarles sus ganas de cuidar de alguien más y expresar sus gustos y sentimientos, rompiendo desde nuestras casas con estereotipos viejos y roles de género divisivos. Porque claro que se puede ser tierno siendo un niño y se puede ser fuerte siendo niña. Después de todo, no somos tan diferentes.

Ensueño

Porque nos inspiras tú, Ensueño es el primer suavizante en México con fórmula libre de

ingredientes de origen animal, ahora con aromas más intensos.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP