Niños y tecnología: ¿buena o mala combinación?

.

 

Cualquiera que tenga un hijo y un smartphone sabe qué tan eficaz es el segundo para calmar al primero. Ya sea que el mesero se tarde en traer la cuenta, que necesites las dos manos libres o incluso que estés terminando una conversación: le das tu teléfono a un niño demasiado inquieto y de inmediato se hace la calma.

Sin embargo, una cosa es entretener a tu hijo unos minutos y otra muy diferente dejarlo solo frente a la televisión y confiar en que el aparato funcionará como una especie de niñera. Y aquí viene la pregunta que te habrás hecho alguna vez: ¿Qué tan recomendable es permitirle (o negarle) a tus hijos pequeños el acceso a las pantallas? Estamos hablando de todo tipo de pantallas: televisión, tabletas, smartphones con o sin acceso a internet, computadoras, etc.

Este es un dilema que las generaciones anteriores de madres no han tenido que enfrentar. No hay antecedentes y por la misma razón no hay estudios de largo plazo sobre los beneficios o los riesgos de que los niños tengan acceso a la tecnología desde muy temprana edad, por lo que nos toca decidir a los padres lo que consideremos mejor. En este post te contaremos lo que opinan algunas personas que se han ocupado del tema.

Según reporta Rita Abundancia en el artículo “Sin ordenadores ni wifi: así son los colegios que triunfan en Silicon Valley” para S Moda, en las ciudades donde se concentran las grandes empresas de tecnología como Google o Apple proliferan las escuelas sin computadoras. Esto parece indicar que los genios de la computación prefieren para sus hijos una enseñanza tradicional de lápiz y papel. Quizá suena contradictorio pero en realidad tiene toda la lógica: si hay algo que los padres pueden enseñar en casa, no esperan que la escuela se haga cargo. En este artículo para The Guardian, Matthew Jenken hace referencia a algunos estudios que parecen indicar, además, que el uso de computadoras en el salón no reporta mejoras en los resultados de lectura, matemática o ciencia entre los alumnos.

La clave parece estar en lo que afirman Susana Lluna Beltrán y Javier Pedreira García (autores del libro “Los Nativos Digitales no existen“): Esto es, no puedes esperar que tu hijo solito va a aprender a utilizar las llamadas “nuevas tecnologías” de la misma manera que no va a aprender a comportarse solo en la calle. En la calle tienes que enseñarle a respetar los semáforos, voltear a ver si vienen coches y a no irse nunca con un extraño. Lo mismo aplica para el internet: tu hijo necesita de tus enseñanzas y de tu compañía. No es que ver televisión sea dañino por sí mismo, pero verla sin compañía ni supervisión sí puede serlo porque lo está privando de tiempo de aprendizaje y socialización.

Los autores del libro mencionado afirma que a los niños hay que dejarlos manipular aparatos como teléfonos y tabletas desde que tienen edad para dejar de metérselos a la boca. Otro estudio difundido por la BBC afirma que es igual de malo que los niños usen dispositivos electrónicos demasiado tiempo como que no los usen para nada (puedes leer un resumen en español en el sitio especializado en tecnología Microsiervos.com).

Lo único que sí se ha comprobado que es perjudicial -no solo para los niños, sino también para los adultos- es utilizar dispositivos de luz azul antes de ir a la cama (en esta categoría entran los teléfonos inteligentes y las tabletas, pero no los lectores electrónicos). La razón de esto es que la luz que emiten estas pantallas afecta el ciclo del sueño y por ello se presentan problemas para quedarse dormido.

Finalmente, lo más importante no es que los niños usen o no la tecnología, si no para qué la usan. Alison Gopnik, psicóloga infantil, se pregunta Is screen time dangerous for children? (¿Es peligroso para los niños pasar tiempo frente a las pantallas?) y recoge sus respuestas en una pieza para The New Yorker, a la vez que relata las experiencias que ha tenido con su nieto y la tecnología. La psicóloga relata concretamente una mañana que ella y su nieto pasaron juntos dedicados a investigar sobre las abejas. Lo que empezó como una pequeña conversación en el parque se convirtió en unas cuantas horas (juntos) averiguando cómo se hace la miel y otros hábitos de estos insectos.

Al final, todas las advertencias parecen apuntar a lo mismo: tu hijo necesita de ti, de tu compañía y de tu guía y no puedes transferirle esa responsabilidad a una pantalla. Eso es lo que siempre hay que tener en mente.

No olvides que si quieres compartir tu opinión sobre el tema, lo puedes hacer en la sección de comentarios.

Ensueño

Porque nos inspiras tú, Ensueño es el primer suavizante en México con fórmula libre de

ingredientes de origen animal, ahora con aromas más intensos.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP