10 trucos para aprovechar tus productos de belleza al máximo

Es muy común que pase que justo cuando crees que al fin has completado tu colección de maquillaje, resulta que tienes que reponer algún producto, ya sea porque se terminó o sufrió algún accidente durante una de esas locas salidas nocturnas. Es una realidad, nunca llegará el momento en que termines de restituir tus productos de belleza, pero al menos algo que sí puedes hacer es asegurarte de aprovecharlos al máximo. A continuación te compartiremos diez maneras en las que podrás rescatar hasta la última gota de tus productos favoritos, y de paso ahorrarte algunos pesos.

1. Extiende la vida de tu base líquida añadiendo crema humectante para el rostro.

Cuando intentas sacar lo último de tu base líquida y no lo logras, quizá creas se ha agotado, pero no estés tan segura de eso. Una buena cantidad de producto se puede atorar en los rincones de ese pequeño recipiente de vidrio/plástico. Vierte un poco de crema humectante para el rostro dentro de la botella y agita un poco, verás cómo le sacarás más jugo.

2. ¡El producto dentro de ese tubito de plástico tiene más que ofrecer!

Antes de tirar a la basura esos tubitos “vacíos”, córtalos con unas buenas tijeras y saca lo que quede atorado dentro. Puedes utilizar un recipiente vacío con una abertura grande para guardar lo que hayas rescatado, será mucho más fácil utilizarlo en su momento.

3. Restaura una sombra para ojos o cualquier otro polvo compacto con alcohol

Vierte un poco de alcohol etílico en el producto hasta que los pedazos se unan en una pasta. Luego, presiona suavemente con la parte de atrás de una cuchara o con tu dedo limpio. Una vez que el alcohol se evapore, tu producto quedará sólido y listo para usarse.

4. Revive tu rímel, delineador líquido o sombra en crema con solución salina.

Es muy común que después de algunas semanas el rímel empiece a sentirse grumoso y pegajoso, incluso antes de que se cumplan los famosos tres meses de vida que le dan. En este caso es solo cuestión de darles una buena “refrescada”. Vierte de 3-5 gotas de solución salina dentro del botecito y notarás la diferencia. Haz lo mismo para tu delineador líquido o tus sombras en crema.

5. ¿Se te quebró tu labial? ¡Vuélvelo a pegar con un encendedor!

Acerca la flama de un encendedor a tu lipstick lo suficiente para derretir un poco la orilla pero sin quemarlo; haz esto con ambas partes rotas. Luego, presiona los pedazos juntos y cuidadosamente alisa la división con tus dedos antes de que sequen.

6.  Mezcla una sombra rota con vaselina para hacer un bálsamo con color.

Si tienes una vieja sombra por ahí que ya no te gusta usar en tus ojos, y crees que el color podría lucir mejor en tus labios, ¡transfórmala! Mezcla el polvo con vaselina (petrolato) y haz tu propio bálsamo humectante de labios, puedes mezclar más de un solo color y hacer el tuyo propio. Guárdalo en algún recipiente chiquito que ya no uses.

7. ¡No te rindas con ese esmalte truncado!

Si ya llevas varios intentos de pintarte las uñas con ese esmalte rosa neón pero fallas cada vez que tratas de abrirlo, te compartimos un truco: mete la parte de la tapa en una taza con agua tibia para aflojarlo. Pero cuidado, no metas el esmalte completo en agua para no alterar la fórmula y la consistencia del producto.

8. Mantén tus brochas de maquillaje como nuevas

Bien sabemos que las brochas de maquillaje -porque sí necesitamos varias, todas diferentes- son caras, así que es muy recomendable que las limpies y las acondiciones de vez en cuando para que te duren más. Usa aceite de oliva primero y luego termina de lavarlas con champú para bebé o detergente para platos. Enjuágalas muy bien y déjalas secar al aire.

9. Limpia esas sombras de color contaminadas

A veces, las sombras de color se mezclan y terminan por verse manchadas, y se pierde el color original. Puedes limpiarlas con una bolita de algodón y un poco de alcohol, además de que las restaurarás a su color original, de paso las vas a desinfectar también.

10. Revive ese polvo compacto que quedó compacto de más

A veces, los mismos aceites naturales de tu cara provocan que el polvo se endurezca de más. Quizá creas que tu polvo compacto se ha secado, pero es solo cuestión de que liberes la capita de arriba para que quede como nuevo. Presiona suavemente sobre el polvo con un pedazo de cinta adhesiva. Liberarás toda la magia que queda debajo.

¿Qué te parece, te sirvieron estos consejos? ¿Tienes algún otro truco que quieras compartir? Siéntete libre de hacerlo en la sección de comentarios, abajo.

Pinol

Pinol El Original es el único limpiador desinfectante con +1000 usos que te ofrece

soluciones de limpieza para cada área del hogar.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP