Pedicure en casa: suaviza tus pies y perfecciona tus uñas

Ya sea que tengas un evento importante y pretendas lucir pies de princesa, que quieras suavizarlos y eliminar esos callitos molestos, o simplemente estés buscando un momento de relajación para consentirte, hacerte un pedicure es una solución perfecta. En este post te explicaremos paso a paso todo lo que necesitas para hacerlo desde la comodidad de tu propio hogar.

Antes de empezar deberás reunir ciertas herramientas/utilería para lograr un pedicure de calidad:

  • Un recipiente para remojar tus pies
  • Un corta uñas
  • Una lima de uñas
  • Un palito para las cutículas
  • Pulidor de uñas
  • Una piedra pómez o un cepillo de cerdas duras
  • Un esmalte base, un sellador y el del color de tu elección
  • Acetona

Como extra, si quieres mimarte todavía más, consigue lo siguiente:

  • Sales de baño de tu elección (para remojar los pies)
  • Un cortador de cutícula
  • Aceite para humectar la cutícula
  • Loción de masaje para finalizar

Ahora sí, ya que tengas todo lo anterior listo, ¡a embellecer esos pies!

Remueve cualquier residuo de esmalte viejo. Puede sonar algo obvio, pero quitarte el esmalte anterior es un primer paso importante. Asegúrate de remover todo muy bien, hasta las orillas de las cutículas.

Remoja tus pies. Llena un recipiente con agua caliente y -si gustas- agrega algo de sales de baño o aceites esenciales de tu elección. Mete tus pies y relájate, déjalos ahí durante 10 minutos. El agua caliente suavizará cualquier callosidad y ayudará a remover la tierra o suciedad que se haya acumulado en la piel. También ayudará a suavizar las cutículas y las uñas, paso importante en la preparación para pintarlas.

  1. Corta y lima tus uñas. Usa un cortauñas para dejarlas del tamaño indicado. La forma de la uña debe ser ligeramente cuadrada -siguiendo la forma natural de la punta de los dedos- y debes alcanzar a ver una pequeña parte del extremo blanco de la uña. Usa la lima para refinar las orillas filosas que puedan haber quedado después de cortarlas y para terminar de darle la forma.
  2. Evita cortar las uñas en forma redonda, ya que esto puede provocar uñas enterradas. Como recomendación, es mejor que limes tus uñas en la misma dirección para evitar que se partan o se dividan las capitas.

Prepara tus cutículas. Este paso es opcional, pero sí puede ayudar mucho a dejar tus uñas en óptimas condiciones para luego pintarlas. Utiliza un palito especial para empujar suavemente tus cutículas hacia atrás. Si tienes cortador de cutículas, remueve suavemente el exceso que quede flojito. Cuando termines, aplica un poco de aceite para humectarlas y evitar cualquier problema de sensibilidad.

  1. Pule la superficie de tus uñas. Utiliza un pulidor/abrillantador para alisar la superficie de tus uñas. Ponle atención en especial a las orillas que limaste, ya que ayudarás a crear una especie de biselado, lo cual evitará que la uña se lastime o se deteriore. El ángulo oblicuo al final ayudará a mantenerla en forma por más tiempo. De preferencia usa el pulidor en la misma dirección y rodea todos los ángulos de cada uña. 

Limpia y suaviza tu piel. Ahora es hora de poner atención a tus pies. Usa una piedra pómez o un cepillo de cerdas duras para exfoliarlos, en especial los talones y las áreas de apoyo de tus pies. No es necesario que utilices mucha fuerza para hacerlo; de hecho eso puede ser contraproducente al causar irritación e incluso provocar que la piel responda endureciéndose aún más (creando un círculo vicioso). Exfolia suavemente la superficie sin hacer mucha presión.

  1. Ya que hayas terminado de remover la piel muerta o cualquier callosidad, puedes usar un cepillo para limpiar tus pies completos. Mételos nuevamente al recipiente con agua y tallalos con un jabón suave; no olvides el área entre tus dedos y el empeine para dejarlos extra limpios.
  2. Asegúrate de enjuagar bien tus pies con agua limpia después de la exfoliación.Evita utilizar herramientas de exfoliación del tipo rallador (sí, como el de queso) ya que está comprobado que pueden lastimar tu piel e incluso causar hongos o infecciones.
  1. Seca tus pies y huméctalos. Saca tus pies del recipiente con agua y sécalos muy bien con una toalla. Si lo deseas, date un masaje con un poco de crema humectante. Como extra, utiliza un poco de acetona para volver a limpiar tus uñas una vez más.

Agrega la capa base. Utiliza un esmalte transparente como protector en todas tus uñas. Esto evitará que cualquier esmalte de color torne tus uñas amarillentas, además de darle una base sólida a la laca de color para adherirse.

Aplica el color de tu elección. Pinta tus uñas con cuidado; empieza desde el centro de cada uña, cerca de la cutícula y luego haz pinceladas largas hacia la punta para llenarla de color. Trabaja todas partiendo del centro hacia los lados. Puede ser necesario que coloques una doble capa -dependiendo del tono que utilices- para que el color luzca al 100%.

  1. Pinol Aromas Toque De Ti

  2. Aplica la capa protectora. Espera unos cuantos minutos para que se seque el esmalte de color y luego aplica una capa de laca transparente encima. Esto ayudará a que el color dure más sin estropearse. Finalmente, espera de 10-15 minutos para que el esmalte seque por completo. Haz una prueba tocando suavemente con tu dedo, así podrás corroborar si sigue fresco o ya se secó. Una vez que se sienta liso y no se arruine cuando presiones, tu pedicure ya estará listo.

Listo, ahora sal y presume tus pies renovados, coquetos y suaves. Si tienes algún comentario, no dudes en compartirlo con nosotros en la sección de abajo.

Pinol Aromas

Pinol Aromas ofrece una variedad de limpiadores aromáticos con aromas únicos y

duraderos que te ayudan a dejar un toque de ti en tu hogar.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP