Tips para elegir tu vestido de novia, con Adriana Madrid

Elegir tu vestido de boda puede ser tan divertido o tan estresante como tú quieras. Entendemos que como novia estás en una posición vulnerable y muy sentimental, pero por eso mismo queremos ayudarte. No es necesario que te partas la cabeza pensando en cómo vas a lucir ese día. Si te apegas a ciertos lineamientos, verás que vas a lograr palomear este punto y finalmente te verás hermosa.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Adriana Madrid, diseñadora de modas mexicana quien recientemente cumplió un año con su nueva línea de vestidos para novia -bajo su mismo nombre-. Ella nos compartió varios consejos muy útiles a considerar a la hora de tomar esa decisión tan importante y escoger “el gran vestido”.

La idea de abrir una línea especialmente hecha para novias surgió a partir de que diseñó su propio vestido para su boda. Ahora se dedica por completo a hacer sus colecciones de vestidos, y también a hacer otros más por pedido (taliored made).

Como introducción al tema, le preguntamos qué es lo primero que piensa cuando va a diseñar un vestido para alguien, “Primero tengo que conocer a la persona, me gusta saber sobre su personalidad y su estilo personal”, comenta. Esto lo considera con el fin de que ese día, el vestido no sea como un disfraz, sino que más bien sea un reflejo de su personalidad al máximo.

De aquí lo que aprendimos es que no es necesario visualizarte con algo muy extrafalario, lo importante es que vaya de acuerdo a tu propio estilo, y de esa manera estarás segura de que te verás bien, porque te sentirás cómoda contigo misma.

Otro punto importante que nos compartió es que como novia hagas el ejercicio de visualizarte, “normalmente les pido que me definan en tres palabras qué estilo de novia quieren ser; siempre me han dicho palabras bien diferentes”. Esto le ayuda a Adriana como diseñadora a saber por dónde va a empezar para poder tomar un camino.

Ya sea que decidas comprar un vestido o mandarlo a hacer, es muy importante que tengas un punto de partida, que definas un estilo para no perderte en un universo tan vasto.

Como un tercer punto, algo a considerar es el tipo de boda que vas a tener. Adriana menciona que todos los elementos que forman parte del evento deben tener coherencia y armonizar. Por ejemplo, piensa si tu boda va ser en la playa, en un salón, de día, de noche, si va a ser bohemia o con un estilo minimalista. Desde el lugar, la hora, el clima, la decoración y hasta cómo van a ir vestidos sus invitados, tiene que fluir en conjunto.

En cuanto a los invitados, es importante que definas un dresscode que vaya ad hoc con tu propio vestido. Por ejemplo, si quieres un vestido de novia sencillo, asegúrate de que tus invitados vistan con algo acorde, no muy ostentoso (no querrás una invitada con lentejuelas rojas a lado de tu vestido vaporoso de encaje francés).

Como cuarto y último punto clave, analiza bien tu cuerpo y considéralo a la hora de elegir tu vestido. Si ya sabes lo que te va mejor, toma en cuenta eso y ya irás por buen camino. En caso de que no, puedes pedir asesoría a alguien, incluso a la misma persona que te hará tu vestido, o bien si vas a una tienda, las vendedoras normalmente tienen este conocimiento. Desde los rasgos físicos, el tipo de cuerpo, tono de piel y la estatura cuentan.

En cuanto al tono del vestido, hay muchísimos dentro de la gama de blanco. “El blanco puro es el que menos se usa, y de hecho es el que a menos gente le queda. Hay unos más azulados, amarillos y otros más rositas; a cada quien le queda uno diferente”. Y en cuanto a formas, existen vestidos que ayudan a alargar el cuerpo, “si tienes el talle corto, no se ponen cortes en cintura”, menciona como ejemplo. La clave está en balancear el cuerpo lo más que se pueda con el diseño del vestido.

Cuando le preguntamos qué es lo que considera más importante para tener a su clienta contenta, ella nos comentó que la comunicación es clave para tener un buen resultado. “Sí tenemos que platicar mucho para estar las dos en la misma idea, porque quizá ella dice algo y yo estoy pensando otra cosa; es elemental que me enseñen imágenes de referencia”, dice. Todos los vestidos que Adriana hace son originales, no hace réplicas, pero sí utiliza referencias para ayudar tanto a la clienta como a ella misma a bajar un concepto a algo más concreto, “por ejemplo si les propongo un encaje francés con un tipo de caída, les muestro una foto de uno así para que lo puedan visualizar”. La cosa es dar seguimiento al proceso de elaboración del vestido, programar citas previas. “Más que nada es darle la importancia que se merece a la novia, no es cualquier clienta ni es cualquier vestido”, comenta.

Habrá mujeres que ya tengan una idea más definida de lo que quieren, otras no. Cuando se manda a hacer un vestido, el diseñador tiene la labor de lograr extraer e interpretar de la manera más bella y funcional ese vestido que la novia trae en mente. “Hay clientes que sí saben de diseño y piden cosas muy específicas, pero a pesar de eso a veces el resultado no es tan positivo. Es importante dejar ir una parte y ponerte en manos expertas,” dice Adriana. Debes tener la confianza de que el diseñador es el que tiene el conocimiento completo de lo que está haciendo. Si lo elegiste a él o a ella es porque te gusta su estilo, entonces confía.

ensueño origen vegetal

ensueño formula vegetal

 

Y ahora un poco sobre tendencias

En Latinoamérica, generalmente los vestidos de novia tienden a ser pomposos, como al estilo princesa. Sin embargo, la tendencia actual a nivel global va más hacia algo menos estructurado, más relajado, vestidos más ligeros, sencillos, románticos y chic. De igual forma, se siguen utilizando los encajes y las transparencias.

Algo nuevo que se está viendo cada vez más son los vestidos de dos piezas; son una opción cómoda y moderna. Por otra parte, si de plano no te decides por un tipo de vestido, por qué no optar por dos en uno: el vestido desmontable. Ésta también es una nueva tendencia que puede tomar fuerza en poco tiempo. Si quieres entrar a la iglesia en vestido de princesa, pero luego quieres disfrutar de la boda bailando, el vestido desmontable es la opción perfecta para ti.

En cuanto a los velos, hablamos de color de nuevo. Esa tendencia no llega a México aún, pero probablemente falte poco. Si te parece muy atrevido meterle color a tu vestido, puedes arriesgar un poco más en el velo, por ejemplo un velo rosa pudiera ser un detalle lindo para complementar tu vestido.

Por otra parte, también vienen mucho los bordados con flores en 3D que salen un poco más sobre el vestido, es decir que tienen más relieve. Incluso ahora se colocan ciertos acentos en algún tono más vivo, por ejemplo un azul o un rosa.

Y por último, algunos tips extra por parte de Adriana:

  •  – Si finalmente eliges tu vestido en tono blanco puro, considera que tiende a verse azul en las fotos. Puedes comentar algo de esto a tu fotógrafo para que se prepare a la hora de tomar las fotografías.
  • – Evita cortar las tiritas que vienen dentro del vestido, éstas fueron especialmente hechas para colgarlo justamente de ahí, de manera que lo protegen y evitan un posible desgarre.
  • – No olvides la espalda del vestido, es igual de importante que el frente. Cuando estés en la iglesia es lo que más van a ver durante la ceremonia. No tiene que ser escotada, pero procura que tenga diseño, algo diferente.

¿Qué te parece? ¿Te fueron útiles estos tips? No dudes en compartirnos tu opinión en la sección de comentarios.

Agradecemos enormemente a Adriana Madrid por permitirnos visitar su taller/boutique y por compartir con nosotras sus consejos y las nuevas tendencias en cuanto a vestidos de novia.

Puedes visitar su sitio web aquí.

Ensueño

Porque nos inspiras tú, Ensueño es el primer suavizante en México con fórmula libre de

ingredientes de origen animal, ahora con aromas más intensos.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP