Cólicos: ¿cuándo preocuparte?

Cólicos, ese dolor que llega cada mes, la causa de ese ceño fruncido y las ganas de meterte debajo de la colcha y olvidarte de que existe el mundo. Para unas el malestar es menos, para otras es más, pero, ¿cómo saber cuando en realidad deberías preocuparte? Si entre pláticas con tu hermana o con tus amigas te das cuenta de que tus dolores son más fuertes de lo normal, quizá sea bueno que le des una leída a los siguientes puntos. Te compartimos una guía que podrá ayudarte a distinguir si es necesario que tomes acción sobre este tema.  

Tu ciclo menstrual es casi tan único como tu huella digital. Algunas mujeres sangran abundantemente por más de una semana, otras tienen un ciclo más corto con muy poco flujo. Los cólicos son casi insoportables para algunas, mientras que otras apenas sienten movimiento en su abdomen. Ninguna está bien o mal, solo son cuerpos que funcionan de manera diferente. Pero muchas mujeres presentan síntomas anormales sin darse cuenta, no hacen nada al respecto y es probable que su problema empeore al no atenderse.

Primero que nada, los síntomas del síndrome premenstrual (SPM) pueden variar, pero los más comunes son los siguientes:

  • Irritabilidad
  • Dolor en la espalda baja
  • Dolores musculares
  • Hinchazón en el abdomen
  • Inflamación en los senos
  • Cólicos

Médicamente hablando, lo que la mayoría de las mujeres sufrimos mes tras mes es una dismenorrea: una menstruación dolorosa. Esto se traduce en una complicación en el proceso menstrual que causa malestar, es decir, que en realidad es un desorden con el cual casi todas tenemos que lidiar. No te alarmes, la dismenorrea es el desorden más común reportado entre las mujeres, más de la mitad sufrimos dolores por lo menos un día o dos cada mes.

Existen dos tipos de dismenorrea, la primaria y la secundaria. La primaria se refiere al dolor que causa tener el periodo menstrual, los cólicos en sí. Esta es provocada por ciertos químicos naturales (prostaglandinas) en nuestro útero; en este caso no hay mucho de qué preocuparse. El dolor se presenta justo antes de que empiece el período, lo más común es que se intensifique durante el primer día y que vaya disminuyendo a como avanza el ciclo. Esto puede empezar desde la primera menstruación de una adolescente, y por lo general se aminora al pasar los años, sobretodo después de haber tenido un parto.

Ahora bien, viene el punto clave: la dismenorrea secundaria. Esta es causada por un desorden en el sistema reproductivo, puede empezar en mujeres de edad más avanzada y tiende a empeorar al pasar el tiempo. Este dolor es más prolongado comparado con los cólicos normales. Puede comenzar días antes del período y durar hasta aún después de haber terminado el ciclo menstrual.

Sin más ganas de ponernos técnicos con el tema, aquí es cuando hay que poner atención, ya que la causa de estos dolores podría ser alguna de las siguientes:

  • Endometriosis — Esto pasa cuando el tejido interno del útero se encuentra fuera de éste, por ejemplo en los ovarios o en las trompas de falopio, incluso puede llegar hasta la vejiga. En respuesta a cambios hormonales, este tejido empieza a sangrar y es cuando resulta doloroso.
  • Adenomiosis — Se presenta cuando el tejido que normalmente recubre el útero en su capa más interna, empieza a crecer en la paredes musculares de éste. Esto causa un engrosamiento uterino que puede provocar dolores más fuertes.
  • Fibromas — Los fibromas son tumores benignos que se forman ya sea dentro, fuera o en las paredes del útero. Aún y que no sean cancerosos, deben atenderse, ya que pueden llegar a medir aún más que un melón y por consecuencia dilatar el útero.

¿Y cómo saber si tienes o no una dismenorrea secundaria?

Tranquila, lo único que necesitas hacer es programar una cita con tu ginecólogo para una revisión normal. Él o ella revisará tu historial médico, tus síntomas y tus ciclos menstruales. Es probable que te vaya a hacer un examen pélvico y un ultrasonido, y con eso te sacará de dudas. En caso de que vea algo sospechoso, quizá te mande hacer otros exámenes, pero eso ya lo verán en ese momento, no hay porque alarmarse antes de tiempo.

Si es que lo tengo ¿cómo se trata?

Tu médico podrá recomendarte algún medicamento para el dolor, y en caso de un desbalance hormonal, algún anticonceptivo. Esto en combinación con algunos cambios en tu estilo de vida podrían ayudar mucho; hacer ejercicio, comer bien, dormir lo suficiente y emplear alguna técnica de relajación puede cambiar tu salud en grande.

Si se encontraran con que tienes endometriosis o algún fibroma, tu doctor podría indicar algún medicamento especial -es posible tratarlo si se encuentra a tiempo-, o si ya está algo avanzado quizá sea necesaria una cirugía.

Aquí lo importante es que te cuides, que no te olvides de sentir y de escuchar lo que te dice tu cuerpo. A veces estamos tan ocupadas atendiendo a los demás (hijos, mamá, trabajo, amigas, pareja), que se nos olvida lo más importante: nosotras mismas. Recuerda que nuestra salud va por delante, porque si no estamos bien, los nuestros tampoco.

Esperamos que este artículo haya sido de ayuda para ti, no dudes en compartirnos tu opinión en la sección de comentarios.

Referencias:

http://www.acog.org/Patients/FAQs/Dysmenorrhea-Painful-Periods?IsMobileSet=false

http://www.uterine-fibroids.org/es/about-es.html

Ensueño

Porque nos inspiras tú, Ensueño es el primer suavizante en México con fórmula libre de

ingredientes de origen animal, ahora con aromas más intensos.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP