Hablemos de depresión.

La depresión es una enfermedad que se puede prevenir y tratar.

Cualquier persona puede presentar depresión pues no es una falla del carácter, no es un estigma y no se debe esconder.

Desde 1950, coincidiendo con el aniversario de fundación de la OMS, cada 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud. Esta fecha es una oportunidad para tomar acciones respecto a un tema de salud que afecte a personas de todo el mundo y cada año se destaca un tema específico. Este 2017 la jornada está dedicada a una enfermedad silenciosa que afecta a personas de todas las edades, de cualquier clase social y nacionalidad: la depresión.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad que provoca angustia mental y afecta la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, por lo cual repercute en muchas áreas de la vida: sus efectos se pueden notar en las relaciones con familia y amigos o en el trabajo. En los casos más extremos, la depresión puede ser causa de suicido y esto no debe tomarse a la ligera, en la actualidad el suicidio es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años de edad.

Aunque la depresión se puede prevenir y tratar, el único modo de hacerlo es tener una mejor comprensión de qué es. A menudo, las personas que la padecen son estigmatizadas pues es frecuente que se considere a la depresión como un signo de “debilidad” (que no lo es). Esta estigmatización impide que la persona afectada pida ayuda.

En el mundo, más de 300 millones de personas viven con depresión.

Conocer los síntomas es fundamental para pedir u ofrecer ayuda.

¿Cuáles son los síntomas que presentan las personas deprimidas?

Las personas que padecen esta enfermedad presentan una tristeza persistente, pierden el interés en actividades que solían disfrutar y son incapaces de llevar a cabo actividades cotidianas durante al menos dos semanas. Las personas con depresión suelen presentar pérdida de energía, cambios en el apetito, alteraciones del sueño (duermen más o menos de lo normal), ansiedad y culpabilidad, entre otros síntomas.

¿Cómo se cura?

Dependiendo de cada persona, la depresión puede ser tratada con terapia de conversación, con medicamentos, o con una combinación de ambos, pero quién debe decidir el tratamiento es un profesional de la salud.

¿Qué hacer si se presenta la enfermedad?

Si una persona sospecha que está deprimida, además de hablar con su médico de cabecera, puede hacer otras cosas para empezar a tratar el problema, como hablar con personas de su confianza, mantener contacto con amigos y familiares, ejercitarse, evitar el consumo del alcohol -pues esto puede empeorar la situación-. Cuando se llega al extremo de tener pensamientos suicidas, es necesario buscar ayuda de inmediato.

Si por el contrario, crees que una persona cercana a ti puede estar deprimida, lo que se sugiere es que hables con él o ella, directamente, y le ofrezcas ayuda. Es importante escucharle sin juzgar y tomar acción: acompañarle al médico es algo que puedes hacer, pero también ayudar con las tareas cotidianas y sobre todo, tener mucha paciencia.

Los niños también se deprimen.

Los niños también se deprimen, aunque en su caso los síntomas se pueden manifestar de diferente manera. Un niño deprimido presenta retraimiento, irritabilidad, llanto excesivo, dificultad para concentrarse en la escuela, cambios en el apetito y posiblemente duerma más o menos de lo normal.

Si eres mamá y piensas que tu hijo puede estar deprimido, habla con él sobre las cosas que le suceden en casa, en la escuela o con sus amigos, averigua si algo le preocupa. Es imperativo que pases tiempo con él y le protejas del estrés excesivo, el maltrato y la violencia. Y por supuesto, lo mejor es es consultar a un profesional de la salud.

 

Tener un bebé es un acontecimiento mayor en la vida de cualquiera, pero puede venir acompañado de sentimientos de preocupación, cansancio y tristeza.

Un caso particular: la depresión post-parto.

Al dar a luz, es común que algunas mujeres se enfrenten, sorprendidas, a sentimientos negativos cuando toda la vida han escuchado que los bebés representan infinita alegría y entonces se hace un círculo vicioso de culpa y más tristeza. Los sentimientos negativos en el post-parto son normales, pero si persisten o se vuelven muy agudos, entonces se puede hablar de una depresión.

La depresión post-parto es muy frecuente (se estima que la padecen 1 de cada 6 mujeres que dan a luz) y sus síntomas incluyen sentimientos de agobio, llanto persistente sin razón aparente, falta de lazos de afecto con el bebé y dudas sobre la propia capacidad de cuidar de una misma y del recién nacido. Cuando no se trata adecuadamente, puede durar meses o incluso años. Lo más importante en estos casos, igual que en los anteriormente descritos en este artículo, es pedir ayuda si crees que padeces depresión y ofrecerla incondicionalmente si crees que alguien cercano a ti la padece. Hablar con otras madres puede ser de gran ayuda.

 

Cloralex

Cloralex es una marca mexicana que desde hace más de 60 años ofrece soluciones

eficientes e innovadoras de limpieza y desinfección en todo tu hogar.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP